Páginas

EL QUE JUZGUE MI CAMINO LE PRESTO MIS ZAPATOS

Tú lo ves a tu manera y yo a la mía.

Esto ha sido así desde el principio de los tiempos.
Debemos aprender a convivir todos los días, y si vieras lo que yo veo encontraríamos la manera.