Páginas

EL QUE JUZGUE MI CAMINO LE PRESTO MIS ZAPATOS

Tú lo ves a tu manera y yo a la mía.

Esto ha sido así desde el principio de los tiempos.
Debemos aprender a convivir todos los días, y si vieras lo que yo veo encontraríamos la manera.
Pues sé que somos distintos, aunque por dentro somos iguales, y un día descubrirás que jugamos al mismo juego.
Si te pones en mis zapatos, ¿ Crees que al abrir los ojos tendrías otra perspectiva?
Si te pones en mis zapatos, ¿ Usarías palabras tan desdeñosas?
¿ Y te apresurarías a apartar de ti a alguien por no ser como tú?
No si te pusieras en mis zapatos.
¿Por qué siempre parece que todo el mundo tiene mejores planes para mí?
Sólo intento enderezar mi vida a mi manera, y si al menos me escucharás quizás llegue el día
en que no sólo seré para ti un ser humano más pequeño, sino, una parte más de un gran plan que nos mantendrá a flote.
Si siempre estás en tu pedestal, nunca verás la verdad, y si llegamos a un acuerdo aflorará tu auténtico yo.
En realidad no es ninguna novedad.
Tendrás otra perspectiva, si te pones en mis zapatos!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario